Por que yo lo valgo

Ayer me silbaron, si, como lo oís, el estilo mas clásico e internacional del piropo, no había duda, era a mi, no pasaba nadie más.
Normalmente soy mas proclive a creerme un “Eres patizamba” a un halago, supongo que sera una cuestión de auto-imagen, pero ayer me lo quise creer.
No quise darme la vuelta, por si me tomaba el pelo, era mas bonito pensar simplemente le gustaba.
En estos últimos tiempos es tan dificil escuchar un cumplido que no podía desperdiciarlo; me alegró la mañana ese silbido tontorrón, y el saber que a alguien que no me conoce, le ha gustado lo que ve.

Y por la tarde……
Por la tarde la señora Elena Salgado encarnada en la devolucion del IRPF me hizo un regalito

Si, la patosina se ha comprado patines, me esperan días de moratones en el trasero y en el amor propio.
Pero no son una autentica belleza?

La travesía del desierto

La travesía del desierto está llena de trampas, de dolorosas imágenes que conducen a los oasis perdidos, de espejismos burlones.
Pero estos acompañantes, siendo tenaces, apenas tienen importancia si los comparamos con la abrumadora compañía de las preguntas.
Estas son las que provocan la abismal soledad, la sed inagotable que quema la garganta: ¿cuándo empezó realmente la travesía?, ¿por qué?, ¿cuándo acabará, si es que acaba? Las trampas, las imágenes perdidas, los espejismos son accidentes en los márgenes del camino. La auténtica travesía del desierto son las preguntas.

El cazador de instantes.Rafael Argullol

Involucion involuntaria

El pulgar oponible es uno de los rasgos de la evolucion humana, y aunque los monos comparten esa caracteristica con nosotros lo que no pueden hacer es tocarse los dedos con el pulgar.
Esta caracteristica es la que nos permite manipular cosas pequeñas o realizar tareas de precision.
Desde ayer he dado un salto hacia atras en la escala evolutiva y aunque sigo conservando mi dedo oponible, su funcion es mas  parecida a la de un chimpance.
No puedo alcanzar la palma con él, me duele intentarme tocar los otros dedos y teclear en un teclado normal se me hace insoportable, tanto que a las 9:30 de la mañana estaba en la farmacia suplicando por una pomada analgesica porque hasta las 13:30 hay mucho tiempo por delante y el calmatel me habia hecho el mismo efecto que meter el dedo en manteca.
Hoy me he dado cuenta de lo mucho que necesito este dedito,
-empezando por el hecho de que me ha tenido que abrir el tubo de crema la becaria porque hoy no era el dia apropiado para abrir tapas a rosca.
-he tenido que abrir y cerrar la puerta con la mano izquierda,
-he sufrido horrores para abrocharme el sujetador,
-he hecho un patetico garabato en el albaran del agua por que no podia sujetar el boligrafo como dios manda,
-he tardado un siglo en atornillar unos componentes porque con la izquierda no atino a sujetar los tornillos,
-he tenido que hacer piruetas con los otros dedos para abrir los cajones de la comoda
-me han dado ganas de comer con las manos pero sinceramente tambien me habria dolido asi que me he esforzado en utilizar los cubiertos y no perder la compostura

En fin, esto de estar ligeramente impedida me hace pensar en cuantos trozos de nuestro cuerpo obviamos diariamente sin llegar a conocer realmente cuanto los necesitamos. Creo que desde hoy apreciare mas mis pulgares por todo lo que hacen por mi, y espero acordarme de ponerlos a salvo para no hacerles daño de nuevo.