Tontita

Hacia mucho que no ponia uno de estos

Anuncios

Otra vez Bilbao

Ayer volvimos de Madrid, ha sido un fin de semana ajetreado pero en el que he podido vivir ratos exclusivamente para mi, para mimarme, para estar a mi aire sin preocuparme por nada.
El viernes me dio justo tiempo a hacer el check-in y darme una ducha antes de la cita que tenia con Aitana.
Lo pasamos muy bien, dimos un paseito, fuimos al mercado de San Miguel a tomar algo, y a resguardarnos de la tremenda tormenta que estaba cayendo, despues una cañita en El Viajero y para finalizar cena en una taqueria.
No se si fue una buena idea eso de la comida mexicana para cenar, porque tuve una noche bastante agitada de sueños muy mezclados, recuerdo uno de ellos muy nitidamente.
Estaba hablando con unos amigos en la calle y llegaba Jose, yo me sorprendia por verle y el me decia:
-No se quien ha ido diciendo por ahi que estoy muerto, no ves que sigo vivo?
y yo le contestaba
-Cuanto me alegro de que estes aqui.- y le daba un abrazo.
despues me despertaron las voces de una cuadrilla de chicos que venian de algun local cercano.
A veces nuestra cabeza intenta "arreglar" las cosas de una manera un poco extraña.

Hay días

Hay dias en los que es mejor no mirar las paredes. 
Asi no me habria enterado de que Jose ha muerto, Jose, mi Jose.
Ese chico que se empeñaba en traerme rosas a pesar de que nunca me han convencido porque 
– A todas las chicas les gustan las rosas, solo tengo que encontrar la tuya. 
El que conducia bajo la tormenta con su coche destartalado solo por llevarme a la playa a dar un paseo.
El primero que me regalo una joya y me hizo sentir como una princesa.
El que me concedia cualquier cosa incluso antes de que la pidiera, el que me mimó hasta lo inimaginable.
El que lo intento todo por verme feliz.
Probablemente el que mas me quiso.
Probablemente la persona a la que mas daño he hecho en mi vida. 
El primer hombre al que vi llorar.
Todavia lo conservo

Diario de sueños

Ayer soñe que tenia que dar una clase, exponer un tema delante de un grupo de gente.
Lo hacia con una amiga aunque la verdad no se parecia en nada a ella… en fin, estabamos las dos alli, sentaditas en una clase oscura dividida en dos partes una donde nos encontrabamos nosotras en nuestra mesa sentadas una junto a la otra (me recordaba a las mesas de dos que teniamos en la universidad) y a mi izquierda en sentido vertical la mesa del profesor que era una mezcla entre mi jefe y un profesor de sociologia de primero que habia en mi facultad.
No veiamos a los alumnos/compañeros porque estabamos detras de una mampara que tapaba la mitad de la clase pero podiamos oirlos perfectamente.
 
El tema era sobre fotografia, (que valor,dios mio!!) y comencé exponiendo como habia realizado las pruebas que apoyaban mi trabajo.
El profesor me miraba con desaprobacion y me dice:
-¿me estas diciendo que lo habeis hecho con VUESTRAS camaras?
y pienso
-Joder pues claro, con que voy a hacerlo?
pero respondo no muy segura
-Si, con la suya, la mia y otra que nos han prestado.
el profesor tuerce el gesto como si hubiera olido un kilo de gambas en descomposicion y me dice
-Prosiga.
Conozco esa expresion, soy mujer muerta, lo sé pero aún así intento defender mi tema y comienzo a hablar de isos y de diafragmas y proyecto las pruebas en una pantalla pero los alumnos no dejan de hablar y de hacer barullo.
El profesor me dice:
-Pero es que no ve que no la escuchan? No la estan haciendo el menor caso.
Y empiezo a elevar el tono pero la voz me tiembla y ya tartamudeo y me equivoco en lo que quiero decir, salgo de detras de la mampara y miro a los estudiantes y se hace un silencio enorme.
 
De ahi paso a estar en una cola de una tienda, es como un supermercado de los antiguos de barrio, hago cola para algo que parece una carnicería pero que en realidad es una pasteleria.
Quiero comprar y voy eligiendo lo que voy a pedir, me apetecen un montón.
Delante de mi hay una mujer mayor, tiene el pelo muy rubio y corto, esta hablando entre dientes y de pronto me doy cuenta de que me insulta.
Me caliento tanto tanto que la doy una colleja de saltarle los dientes, ella se vuelve y me dice que por que la he pegado , contesto que porque ella me ha insultado antes. Ella me asegura que no y yo ,que la he oido perfectamente pero que no quiero mas lios, la digo:
– Si es así, entonces disculpe.
Y vuelvo a centrarme en elegir mis dulces mientras espero la cola.
 
No se si al final habrá llegado o no mi turno, yo no lo recuerdo, realmente no sé por qué pero cada vez que sueño con dulces o tartas o pasteles nunca llego a tenerlos en la mano y mucho menos a comérmelos. Siempre están ahi pero o no llevo dinero, o tengo que esperar, o esta cerrado, o diós sabe qué, pero no consigo comérmelos, me pregunto si lo conseguiré algún día.
 
Mierda, tanto hablar de dulces, ahora me muero por un milhojas de merengue!

Zenón y la flecha

Lanzamos una flecha y creemos que se mueve, pero en cada instante infinitesimal la flecha está en una sola posición y si ese instante es suficientemente pequeño, la flecha ni siquiera tiene tiempo para moverse. Durante ese tiempo esa flecha estará en reposo y en todos los momentos que le siguen también, asi que el movimiento es imposible.
Percibimos el movimiento, el cambio, el transcurrir del tiempo, cuando podemos comparar dos estados del mismo objeto. La simple observacion en un momento congelado nos deja sin referencias, y no podemos interpretar aquello que vemos con la seguridad de no equivocarnos.
El tiempo pasa, las cosas pasan, todos cambiamos pero cada vez que me miro, me congelo en el tiempo en un momento tan pequeño que yo tambien me veo en reposo, tengo la ilusión de haberme movido pero me parece que continuo igual, siendo flecha suspendida en algun nanosegundo indeterminado. 
Escuchando La maza              "que cosa fuera -corazón- que cosa fuera
                                                                   que cosa fuera la maza sin cantera"