No pa, no messenger

He estado sin messenger toda la tarde debido a algun fallo en el servicio, asi que si a alguno/a de vosotros se le ha ocurrido intentar localizarme que sepa que el retiro no ha sido voluntario.
Como sigo en el mismo estado de animo que me dejo el viernes pasado (lease embrutesía) os pongo una cancion que viene al pelo.
 
 
 
 
 
 
Anuncios

Asalvajada

 
Todos sentimos el anhelo de lo salvaje. Y este anhelo tiene muy pocos antídotos culturalmente aceptados.
Nos han enseñado a avergonzarnos de este deseo. Nos hemos dejado el cabello largo y con el ocultamos nuestros sentimientos. Pero la sombra de la Mujer Salvaje acecha todavía a nuestra espalda de día y de noche.
Dondequiera que estemos, la sombra que trota detrás de nosotros  tiene sin duda cuatro patas.
 
Mujeres que corren con los lobos
Clarissa Pinkola
 

 

Salir por la noche

Me rasca la garganta
me duele la cabeza
tengo sueño
y todavia sigo dandole vueltas a la cabeza despues de haber visto esto en un baño
 

No se, igual es algo generacional, pero todavia no se me ocurre en que ocasion puedo necesitar una maquina expendedora de tangas…

 

Principio

 
 Acabo de sacar de mi bolsa estas piedras. Las recogi en la playa de Toró, estaba llena de ellas, todas preciosas pero fueron estas las que saltaron a mis manos.

Segun las cogia recorde el capricho que me entro hace un par de años por tener uno de esos mini jardines zen y decidí que estas serian las piedras de mi jardin y que la arena la traeria de mi playa y la madera….bueno, la madera ya veremos.

Asi se fue forjando solo el proyecto de construir algo solido no comestible con mis propias manos, todo un reto para mi que naci con dos manos izquierdas, y tras el proyecto se ha ido concretando todo. Ya que no tengo shanga que me arrope, quizas un par de compañeros trotaestepas pero nada mas,  y que nunca cosere una kesa, pongamos que mi pequeño jardin japones sera la labor que me ponga en el camino y disposicion correctas de una manera mas seria.

Si consigo terminarlo, habra llegado el momento.

 

Canturreando

 
Satisfaccion. Kiko Veneno
 
Me gusta a mí sentir la vida  
de vez en cuando te invita y te convida  
te canta y te lava la herida  
y te da satisfacción, satisfacción.  
Me gusta a mí sentir la vida  
cómo te canta y cómo te lava la herida  
cómo te invita y cómo te convida  
y te da satisfacción no le pidas más.

Uo, uo, uo, uo, satisfacción. 

 

Está el mundo loco loco yo que sé, 
te quiero a ti yo no cambiaba  
un barco lleno de arroz por un poquito de ti  
qué mala sangre hay que tener para venir aquí 
y no querer saber,
no querer llorar,
no querer reir. 
Pide no sabes que te van a dar  
por esa boca pide la felicidad  
no llores solo lagrimitas en el mar.

Satisfacción.

 

Cómo va a ser lo mismo,
cómo a ser igual 
que tú vengas a las cinco
con un tomate sin sal 
con un tomate con sal.

 

Qué bonito es saber que no hace falta  
tener razón
mala sangre tiene el que  
no le pide a la vida satisfacción.